>Guanajuato inaugura su primer edificio LEED

>

El gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, inauguró el Centro de Negocios Guanajuato Puerto Interior, que es la primera edificación del estado que ostenta un certificado de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED).

La obra, que tuvo una inversión de 5 millones de dólares (mdd) tiene tres niveles y 3,000 m2 de construcción, en los que albergará salones de usos múltiples y espacios para las oficinas de Volkswagen y Pirelli, entre otras empresas.

El Centro Logístico de Distribución de Estafeta también será instalado en Guanajuato Puerto Interior y
contará con un terreno de 4.2 hectáreas para almacenes, oficinas, andenes de cross-dock (proceso sin almacenaje) y patios de maniobras.

Las instalaciones de la firma fabricante de juguetes Play Club estarán edificadas sobre una superficie de 2 hectáreas y tendrán oficinas, naves de producción y logística, áreas auxiliares, vialidades y estacionamientos, anunció el Gobierno de Guanajuato, en comunicado de medios.

Oliva Ramírez informó que la actual administración ha invertido 693 millones de pesos (mdp) en la aduana seca, que alberga a 30 empresas. Para este año destinará 423 mdp más.

Anuncios

>Museo de Tolerancia gana premio AMDI

>La Asociación Mexicana de Diseñadores de Interiores (AMDI) premió los proyectos de interiorismo de museos, residencias, cocinas, baños y hoteles, durante la Hábitat Expo 2011.

El reconocimiento al mejor diseño institucional fue para el Museo Memoria y Tolerancia, a cargo del despacho Arditti+RDT Arquitectos.

En comunicado de medios, Hábitat Expo informó que el hotel Westin Santa Fe, de la firma Edmonds International, ganó el reconocimiento de diseño turístico.

Grupo Arquitectura, dirigido por Daniel Álvarez, obtuvo los galardones al mejor diseño residencial, por el Rancho Los Sauces, ubicado en Valle de Bravo, y a la mejor cocina, por la Casa Morgana.


En la categoría corporativo, la AMDI premió al Edificio BAF, diseñado por Arquitecturame.
Como mejor diseño en baños seleccionó el Spa Roof del Hotel Sheraton Centro Histórico (actualmente Hilton), que desarrolló Pascal Arquitectos.

>Nuevo Museo Tamayo sigue con vida: BIG

>

El fundador del despacho danés BIG, Bjarke Ingels, no descartó la posibilidad de trabajar en otro diseño  para el Nuevo Museo Tamayo en caso de que el proyecto actual no pueda ser realizado como se había planeado, pues la construcción está detenida debido a que el gobierno de Atizapán, Estado de México no ha entregado el terreno que prometió.

En 2008 la administración municipal anterior se comprometió a donar un predio de 10,000 m2 para llevar a cabo la obra. Debido a que esto no sucedió, Rojkind Arquitectos, coautor del proyecto, dio a conocer en su boletín de noticias (otoño 2010) que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) está en busca de un sitio para realizar el complejo cultural, propiedad de Fundación Tamayo.

“Como siempre se empieza con mucha prisa, dos o tres semanas para hacerlo. Nosotros estábamos en Copenhague y Michel (Rojkind) y  su gente en México. Teníamos prácticamente una colaboración de 24 horas y ganamos el concurso, pero después hubo elecciones y el nuevo alcalde de Atizapán (qué entró en funciones en 2009) no quería dar el terreno para el proyecto, que ha estado trabado hasta ahora”, señaló el arquitecto danés en entrevista con Obras.

“Creo que el patronato de  la Fundación Tamayo quiere regresar a los planes del Nuevo Museo Tamayo en 2012”, dijo Ingels, durante una visita que realizó a la Ciudad de México.
El europeo consideró que existen varias posibilidades para retomar el proyecto: una sería seguir adelante con lo planeado y otra sería que se construyera el mismo proyecto, pero en un lugar diferente. “Creo que ambas son posibles. Incluso una tercera podría ser que Michel y yo trabajáramos en algo nuevo para una nueva ubicación”, explicó.

rojkind-arquitectos.png Bjarke Ingels precisó que aún no “ha platicado nada en específico” con Michael Rojkind, sobre el tema. Asimismo, destacó que “realmente” le gusta el proyecto actual, “porque la cruz es normalmente sólo un símbolo que únicamente es observado, pero aquí se convierte en un lugar público que ofrece vistas del Valle de Atizapán”.

El proyecto para el Nuevo Museo Tamayo contempla una estructura formada por dos volúmenes que se cruzan en la parte de en medio, permitiendo vistas hacia Atizapán y la Presa Madin. “Creo que es una propuesta muy fuerte y  sería  genial que se realizara”, concluyó Ingels.

>Museo Soumaya cambiará de color

>

Fernando Romero reconoció que en una fachada el aluminio es menos favorable que el acero inoxidable; el arquitecto mexicano dijo que un museo debe ser una caja invisible ante el arte que contiene.

El factor tiempo influyó en el diseño final del nuevo Museo Soumaya, propiedad de empresario Carlos Slim , ya que el pedido consistió en “entregar un edificio lo más rápido posible, y por este motivo fue imposible tener un equipo interdisciplinar…durante todo el proceso, los equipos se iban sumando conforme el desarrollo”, dijo Fernando Romero, encargado del proyecto.

La declaración tuvo lugar durante su participación en el Sexto Congreso Internacional de Museos, luego de que fuera cuestionado por académicos y estudiantes sobre la relación del proyecto cultural (cercanías de Polanco, Ciudad de México), con el entorno urbano, la creatividad del diseño, entre otros aspectos.
En la Universidad Iberoamericana, el arquitecto reconoció que la elección de aluminio como material para la fachada del inmueble es menos favorable que el acero inoxidable, porque el primero se deteriora rápido. “Las personas se van a sorprender de lo rápido que cambiará de color el edificio” debido al material y para integrarlo a su contexto industrial, expuso. 

De acuerdo con Romero, “un museo debe ser una caja invisible ante el arte que contiene”, ya que estos edificios son el medio ideal para encontrar un vínculo entre el arte y la arquitectura, así como “un vehículo de relaciones humanas, tanto por su contexto urbano como por la relación de las personas con el arte”. 

Agregó que la mayor oportunidad para poner en práctica esta forma de ver los museos fue la proyección y construcción del nuevo Museo Soumaya, ya que implicó un gran reto, pues “debía ser un edificio emblemático para una mujer fallecida y al mismo tiempo sería un espacio público el cual albergaría una de las colecciones más importantes de arte en Latinoamérica”.
Durante su exposición, Romero presentó un resumen de su quehacer arquitectónico, el cual comprende proyectos tanto habitacionales como edificios diseñados para interactuar con espacios públicos. 

Detalló que la arquitectura contemporánea debe cumplir con características muy puntuales, tales como resolver un programa, ser habitable, aplicar la tecnología y combinar estos aspectos con las necesidades del cliente. “La arquitectura traduce los momentos económicos de una era”, opinó.

>Museo del Chocolate de Nestlé – Rojkind arquitectos

>

Arquitectura como experiencia. Arquitectura sensorial, propiciada desde el recorrido arquitectónico, desde las sorpresas, los giros y los quiebres. Arquitectura como reto. Tanto las formas y los espacios que contiene, como los tiempos, están llevados al límite. Quiebres y tiempo récord: tres meses para proyectar y construir. Arquitectura efectista y expansiva que refleja el instante congelado de un choque de trenes en el aire.
Situado sobre la lateral de la autopista en la entrada de Toluca, en el extremo de una anodina instalación industrial que con sus trescientos metros de largo pasaba desapercibida, el nuevo objeto aparece con la espectacularidad de una vitrina. A medio camino entre La serpiente de Mathias Goeritz y El grito de Munch, este origami zigzagueante se levanta del nivel del jardín y se convierte en la entrada a un mundo mágico, al recorrido por la fábrica de chocolate que poco tiene que envidiar de la de Tim Burton. Los seiscientos metros cuadrados de la nueva construcción elevada sobre el jardín, albergan un área de recepción; un teatro que prepara a los jóvenes visitantes para el viaje al mundo del chocolate; el pasaje hacia el túnel existente que circula sobre las áreas de producción en el interior de la fábrica; y la tienda de chocolates y gadgets afines, al final de recorrido.
Así, una escalera posterior engulle a los grupos de escolares por un prisma atrompetado y facetado. Los triángulos del caleidoscopio desplegado se maquillan de diferentes blancos para acentuar las diferencias de planos. El vestíbulo se abre sobre el paisaje de una periferia anodina de cables de alta tensión, espectaculares y autopista para dar cabida a los grupos, entre el mostrador de atención y los sofás en forma de tabletas de chocolate. El teatro de este pequeño EPCOT encierra a los visitantes unos minutos para introducirlos virtualmente al líquido mundo de los dulces. De ahí inicia el recorrido por pasillos, túneles y miradores sobre las salas de la fábrica. Antes de salir, una tienda invita a perpetuar el momento con objetos para llevar y tronos que convierten en príncipes por un instante.
Este juguete a escala urbana invita a un recorrido emocional y da rienda suelta a la exuberante creatividad de Michel Rojkind. El nuevo alebrije —rojo por fuera y blanco por dentro— de papiroflexia urgente, irrumpe como ícono único en la periferia toluqueña.
Museo del Chocolate de Nestlé
Superficie: 634 m2
Programa: recepción, auditorio, museum shop
Cliente: Nestlé
Diseño: enero de 2007
Inauguración: marzo de 2007
Créditos:
Proyecto arquitectónico rojkind arquitectos [Michel Rojkind]
Equipo de diseño: Agustín Pereyra, Mauricio García-Noriega, Juan Carlos Vidals, Moritz Melchert, Paulina Goycoolea, Daniel Dusoswa, Matthew Lohden.
TRAQS: Luís Araiza, Jesús González y Agustín Villegas
Factor Eficiencia: Fermin Espinosa, Francisco Espinosa, Carlos Juárez, Ricardo Brito, Francisco Villeda, Ana Isabel Morales, Verónica Jaimes
Cálculo estructural: MONCAD Ing. Jorge Cadena
Diseño de iluminación: Noriega Arquitectonics Iluminators [Ricardo Noriega], Fernando Gonzáles
Arquitectura del paisaje: AMBIENTE arquitectos y asociados, [Fritz Sigg], Erick Flores