>Entrevista a Javier Senosiain: Arquitectura Orgánica

>

Javier Senosiain  estudió arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). A lo largo de su carrera ha divido su tiempo entre la arquitectura, la docencia y la investigación.  Se ha dedicado a la construcción de casas, condominios y  edificios de oficinas. Actualmente es profesor de la Universidad  Nacional Autónoma de México y ha publicado dos libros: Bioarquitectura (1998) y Arquitectura Orgánica (2008). 
Cada una de  sus obras tiene un sello particular. Quizás La Casa Orgánica, su primer obra,  (1984) ha sido  uno de las proyectos que mayor satisfacción le produjo; ya que sirvió de  puente para el universo orgánico que plasma en sus diseños.


¿En qué consiste la arquitectura orgánica?
La intención es  que exista cierta armonía y unidad con el paisaje,  con el entorno,  sobre todo, tomando en cuenta a la naturaleza. Juan O´Gorman  decía que,  la arquitectura orgánica consiste en tomar en cuenta  los aspectos geográficos, la topografía, la orientación, las vistas, el entorno y también la identidad, la cultura que es muy importante. Es tener en cuenta esos dos aspectos: la identidad, que es el hombre,  y la naturaleza. Es un binomio,  en donde el hombre es parte de la naturaleza. 

 ¿Por qué es importante este tipo de arquitectura?
Porque se tiene más contacto con la naturaleza. Es regresar a vivir dentro de la naturaleza.  En los últimos años, se esta tomando más en cuenta por todo lo que le hemos hecho a este planeta. 
¿Qué peso tiene en sus obras construir espacios emotivos?
Yo creo que es básico. Si recordamos los espacios a través de la historia de la arquitectura, los mejores, los que más nos gustan, son esos que tienen esa emotividad: entrar al Panteón en Roma, la iglesia de Ronchamp o la arquitectura de Luís Barragán, esos espacios serenos, tranquilos. Yo creo que es fundamental.
En sus obras,  por ejemplo, “La ballena Mexicana” (1992)  o “El Nautilus” (2007) vemos que  los espacios son curvos. En este sentido, ¿Qué incidencia tiene en su trabajo las formas curvas?
Las formas curvas son más rígidas y más amables, desde el seno materno, el espacio original del hombre es curvo. Por otro lado,  estructuralmente, la curvatura da más rigidez.  Pensemos, por ejemplo,  en los principios del huevo.
¿Qué tipo de materiales suele utilizar en sus proyectos?
Últimamente hemos usado el ferro cemento, que consiste en un esqueleto de varilla de tres octavos generalmente a cada 10 ó 15 cm; recubierto con dos telas de gallinero, se aplica  mortero, cemento arena, la forma le da la rigidez. Las formas curvas, como la de las conchas, son muy rígidas.
A fines de 2008 concluyó el proyecto habitacional “El nido de Quetzalcóatl”. ¿En qué consistió y con qué desafíos se encontró en su realización? 
Es un condominio de 10 viviendas y nos encontramos con un terreno en el que pasa una cañada. Es un terreno muy accidentado, muchos árboles… encinos; y luego aparecieron unas cuevas. Como es un terreno muy peculiar se trató de respetar la cañada, los árboles. Las cuevas las bajaron los fraccionadores, con excepción de una que era muy confiable y pensamos que se podía quedar.
   
Después de hacer varios anteproyectos se ubicó la zona donde se podía construir  y por medio de un tubo, usamos un flotador de niños que mide 1.10 por 15 metros de diámetro, se puso sobre la tierra, paso como puente una cañada, se asienta otra vez en el terreno, vuelve a pasar como puente otra cañada, baja se asienta en terreno y  sube como 20 metros, baja y penetra en el terreno.
Todo esto, se fue haciendo de acuerdo a las vistas, la orientación y en el tubo van las 10 casas. Generalmente, son dos niveles: una casa arriba y otra abajo. Y en un momento dado, se pensó que se podía poner la cabeza de la serpiente en la boca de la cueva. La pusimos en la maqueta, nos dimos cuenta que parecía una serpiente virtual que salía del terreno se volvía a meter y dijimos vamos a ponerle la cola. Entonces se le puso la cola junto al estacionamiento y en la parte alta se le puso el cascabel, en donde se aloja el tanque elevado del conjunto; más abajo lo que era el cuarto del conserje,  el cuarto de máquinas y 10 bodeguitas.
Lo que se asienta en el terreno es muy poco, viene a ser solo 2 por ciento, lo cuál permite aprovechar al máximo el área verde del lugar.
Actualmente, ¿En qué proyectos están trabajando?
Estamos trabajando en un instituto de investigación ecológica  que se encuentra a las afueras de Cuernavaca. Es para la fundación El Manantial que dirige Tere Aznar.
El proyecto consiste en la construcción de  una casa muestra casi autosuficiente; con celdas solares para el calentamiento del agua, también con energía eólica; pero a su vez, se va a utilizar  material reciclado, por ejemplo,  llantas en  los muros, latas de cerveza y refrescos, botellas. 
 ¿Cuáles considera que  son los desafíos de la arquitectura actual?
El desafío lo veo ligado al urbanismo, es poder lograr espacios emotivos, agradables, sin agredir al medio ambiente, e integrarlos a un urbanismo en el que en vez de que nos pasemos dos horas o tres horas con el transporte,  con contaminación visual, ruidos, cambie todo eso. Quizás las ciudades más peatonales, con sistema de transporte colectivo no contaminante y en el que se viva con mayor calidad de vida.

Respecto a la vivienda, algo integrado a la naturaleza y donde alguien se la pase bien a gusto, que viva.  Al final de cuentas somos seres que pasamos un tiempo en el mundo y allí morimos y seguirán otros, y yo me pregunto: se pasan las vidas, no queda nada, y lamentablemente,  lo que queda, a veces, son las construcciones y son terroríficas.
El progreso es un  retroceso y quizás de retrocesos el progreso. Quizás tendríamos que regresar a nuestros orígenes. 

¿La arquitectura Mexicana, actualmente, esta teniendo en cuenta la idea de regresar a sus orígenes, a su identidad?  
Lamentablemente, en está época de globalización lo que se está haciendo es muy parecido a lo que se hace en Estados Unidos, en Europa, y  es un estilo internacional. Quizás ahora con la crisis es un buen momento para volver al regionalismo y tener esa identidad en México.
Respecto al desarrollo sustentable, ¿Considera que es una materia pendiente?
Actualmente dentro de la globalización se esta teniendo en cuenta el aspecto sustentable,  los empresarios ya se están dando cuenta; y muchas empresas, algunas por imagen pero otras están concientes.
En México, por ejemplo, ha cambiado mucho. Los nuevos edificios, aquí en el D.F., deben contar, por reglamento, con una determinada superficie y deben tener calentamiento solar del agua, también tienen que dejar un porcentaje del terreno para que cuando llueve se vaya al manto freático. Por ese lado, se ha venido avanzando, no quizás como uno quisiera. Por otro lado, mientras que en Europa, en España, en otros países,  están tirando segundos niveles para los autos, en Madrid tiraron y lo pusieron como un túnel para que no afecte visualmente. Nosotros a penas lo estamos haciendo.
México va atrasado en planificación, no hay planeación. Se habla mucho de inversiones, se habla poco de la calidad de esos espacios, y eso desde hace ya buen tiempo.

Por último, ¿Con qué motivo construye Javier Senosiain?
Yo creo que tiene que ver con la  satisfacción.  Poder lograr de la nada, en un terreno, un  espacio que tenga cierta emotividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s